Hygge

Probablemente en los últimos días ya hayáis leído algo acerca del tema, el término, de dificultosa pronunciación, a mí me ha dejado ciertamente intrigada: hygge. No voy a reproducir los muy numerosos artículos que se pueden encontrar sobre el tema, dejo aquí algunos enlaces:

El País, 24 marzo 2016
http://smoda.elpais.com/belleza/hygge-secreto-danes-la-felicidad/

 El País, 16 octubre 2016 (se ve que a los de El País les va el tema)

http://verne.elpais.com/verne/2016/10/06/articulo/1475774414_885443.html

 Y este link de un blog con fotos requete-hygge, 1 septiembre 2016

http://happinessypunto.com/hygge/

 Para quien no tenga ganas de leer, resumo diciendo que hygge es lo que vulgarmente se suele argumentar como “estar de pxxa madre” , pero en danés. Y como en por ahí sois como sois, si viene de Dinamarca, tiene que ser mejor, sí o sí. Aunque tampoco conviene subestimar la cuestión, porque Dinamarca, ese país, conocido por…ejem….por… “La sirenita”… (¿?), es machaconamente el país más feliz del mundo desde que a alguien se le ocurrió medir la felicidad de los países (y hacer más evidente a los burundeses que viven en el país más triste de la Tierra). Aquí está el link con todos los datos estadísticos en los que se basan para decir que España, el país de la jarana y la paella, el sol y la siesta…ocupa un mísero puesto 37:

 http://worldhappiness.report/ed/2016/

 ¿Pero realmente se puede medir la felicidad? A quien entienda la felicidad como yo, como lapso puntual, más que como un estado general, les puede chocar la idea de una felicidad métrica. Basándome no estadísticas, ni en filosofías aristotélicas (valor tengo…), sino en la burda experiencia, puedo decir sin sonrojo que no creo que un individuo en Copenhague se levante por la mañana necesariamente más feliz que otro en Buyumbura, por la simple y mera razón de que la percepción sobre la felicidad es individual, egoísta, personal. ¿Qué me hace a mí feliz? Pues nada de los parámetros que refleja el estudio. El Olimpo está impoluto en cuanto a corrupción, hay libertad, consumismo, …y sin embargo…mis instantes de felicidad no van por esos derroteros, sino que me lo provocan ciertas presencias, una buena discusión, o simplemente un baño en el mar. Quizá lo del mar lo tengan complicadito en Burundi, pero el resto se obtiene en igual proporción estemos donde estemos, a veces basta con querer sentirse feliz.

 Seamos serios por una vez. La felicidad no puede ser simple estadística, ni es clasificable, ni cartográfica. Es un período complejo, privado, si se quiere hasta dominable, no la reduzcamos por favor a modas cutres de revistas ídem. Hygge, ajá, pues no me vale.

 Felices saludos desde El Olimpo.

 Afrodita Repipi

 

Anuncios

One thought on “Hygge

  1. Me ha encantado este post… Tu definición de felicidad como algo puntual, no general, no medible metricamente…. Totalmente cierto y absolutamente de acuerdo

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s