Carta

Si cuando pasen los años yo fuera aún capaz de recordarlo todo, no sería necesario que te escribiera esta carta. Pero me siento mayor, estoy cansada. A veces pierdo el interés por vivir, y con ello se me esfuman las ganas de darte una explicación. Pero no temas, aun con mi tono lúgubre a cuestas, créeme, este es un escrito alegre, como me pidió él. Cuando entiendas esto, ya tendrás edad para haber sufrido alguna frustración, para sentir angustia cuando la incertidumbre se hace acomodo en tu casa, y para soñar con huir a poco que cierres los ojos. Todo eso es lo que me ocurre a mí, cuando se me ciega la razón y me notas mohína, cuando egoísta, no soy capaz de conmoverme con con tu mirada azul y esa respiración queda de las mañanas.

Pero esta, te reitero, es una carta, alegre, porque te quiero dejar constancia futura de que aun con todo, mis grados de lucidez progresan, y que al sentirte cerca, con tu inocencia, tu sonrisa franca y el eco de tus preguntas, he comprendido tardíamente que, como me enseñaron, la felicidad existe, que también yo lo sé*. 

Saludos desde el lejano Olimpo,

Afrodita Repipi 

*inspirado en los tuits de @VKokoro 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s