Mala, mala, mala

En lo que llevamos de 2016 creo que ya puedo decir, sin temor a que las estadísticas me fallen (oh là là … ¡las estadísticas!) que el número de decepciones que me estoy llevando ha superado “desproporcionalmente” al número de satisfacciones. Tanto es así, que creo que voy a abandonar en 3, 2, 1…0 esta etapa de buen “rollismo“, que no sé a santo de qué me dio por cultivar. ¿Sabéis de alguien muy bueno, muy bueno, a quien la vida le haya sonreído constantemente? ¡Yo no!, ni en la ficción, vaya. 

Este no es un tema banal, aunque así al tajo verdulero como yo he entrado, lo pueda parecer. El instinto primario de supervivencia nos hace aplastar al adversario y eso es así desde el principio de todos los tiempos. Luego vino el temita judeocristiano a liarnos: que si la justicia, que si el pecado, el más allá y el blah, blah, blah. 

Nunca me ha gustado adoctrinar, pero, por una vez háganme caso, sean falsos, claven puñaladas traperas y piensen en sí mismos. No hay otro camino para el éxito, queridos. Porque a la conciencia se la amaestra fácilmente, pero un corazón decepcionado, es un peso que se lleva a cuestas mucho tiempo. Ser malo también te lleva a ser más precavido por si te topas con alguien peor que tú, con lo cual la mezquindad nos lleva a la dimensión perfecta en la que todas las piezas de tu vida encajan.

Pues ya me estoy encontrando mejor, hasta el punto que me repampinfla , el fútbol, las elecciones, la democracia y todo lo demás. 

Termino parafraseando a Pedro Sánchez:

Argh…  

Saludos perversos desde El Olimpo,

Afrodita Repipi

Anuncios

One thought on “Mala, mala, mala

  1. Sed malos, vale, pero desde el buen rollo.

    Pedro Sánchez es oportunista. Tanto como su “amiga” Susana que aplaza la puñalada trapera para más adelante. Si usa esa frase es para intentar estar más cerca de los clientes, digo votantes.

    País de miserables que se hicieron con el poder, la podredumbre se ha extendido a todos los niveles. Trabajadores reventados de trabajar que votar a un gobierno que los maltrata y desprecia. Ese mismo trabajador que desprecia y ridiculiza a todo aquel que tiene ideales de libertad, igualdad y fraternidad.

    El individualismo capitalista que desprecia al prójimo y lo mira por encima del hombro. Si tiene suerte es gracias a si trabajo, si falla es culpa de otros.

    También estoy harto del buen rollismo. Estoy harto de ver gente que entiendo muy inteligente dejándose llevar por seres miserables. Expectativas creadas por enemigos y que se creen los adversarios. No ser conscientes de tu realidad y sólo mirar la realidad que te hacen creer te hace no saber donde pisas.

    Un abrazo, felicidades por la entrada. Sed buenos, sed de saber, sed de beber de la fuente correcta.

    Sed malos… Mejor sed buenos, no tontos.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s