Imagina

Salimos aún temprano del cine, ese invierno tan cálido invitaba a prolongar la noche, tampoco me apetecía llegar cabreada como estaba, a la soledad de mi diminuto apartamento, así que le propuse lo de ir a tomar la última copa de aquel día tan extraño. No la vi muy animada, pero así llevaba toda la jornada, pegada asfixiantemente a mis faldas, musitando frases con desgana, desagradable por instantes.

La suerte fue, que, al llegar al bar, una pareja se levantó escupiendo amor justo al lado de nosotras, no lo dudamos y acaparamos el hueco libre frente al estupor de las parroquianas calzadas en centímetros de más. Yo ya sabía que tardarían en servirnos, así que, por aprovechar el tiempo, decidí darle palique desoyendo la actitud ausente que la llevaba acompañando desde que nos vimos por la mañana. Le entré a bocajarro con mi “y a ti qué demonios te pasa”, y ella, en contra de lo que yo esperaba, no demostró sorpresa alguna. Así que esperaba mi pregunta, así que mi amiga, la persona lineal, neutra, sensata, reflexiva, tenía algo que confesar. Bien, me animé.

Se tomó su tiempo en contestar, sacó una servilleta del dispensador, la enrolló en sus dedos diminutos, y me respondió sin mirarme a los ojos. “Hoy es el aniversario de algo que condicionó toda mi vida”. Le respondí con la mirada para que continuase, y entonces lo soltó:

(Continuará…pero en tu imaginación)

Saludos desde El Olimpo,

Afrodita Repipi

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s