El cumpleaños de Bea

No recuerdo cuándo fue la última vez que recibí una invitación para el cumple de una niña. Por eso, cuando Bea me invitó, decidí poner esmero:
A/ comprando el mejor regalo con suficiente anticipación.
B/ haciéndome asesorar por un experto en la materia.

 Para el adulto que no lo experimente a menudo, le aseguro que las jugueterías, pese al uso y abuso de PVC y demás materiales plásticos, aún conservan ese halo asombroso y mágico, que disparaba la imaginación (y la ansiedad) de cuando se era niño. Mi asesor me llevó directamente a la más popular de ellas, yo hubiera escogido otra, más…digamos “artesanal”, pero como indiqué, no quería fallar con el regalo y si él consideraba que allá estaba el de Bea, no lo iba a dudar . Llegamos pues, al edificio de cuatro plantas, en pleno centro olímpico, dividido por secciones, sótano: libros y juegos de mesa; entrada: disfraces, pizzería y chucherías; primera planta: niñas y bebés; segunda planta: niños. 

Por extraño que parezca, mi acompañante solo quiso detenerse diez escasos minutos en la planta que hubiera sido lógico estar (la primera) de las casi dos horitas que nos paseamos en tan fantástico lugar.¡Aburrido, aburrido!, fueron sus palabras en los dos segundos que me permitió oler la cabecita de un recién nacido de trapo. Empecé, no obstante, a dudar de sus cualidades como consejero, la cuarta vez que se lanzó por el tobogán de boca de dragón que une dos plantas, pero antes de echarle en cara sus aptitudes, me detuve a practicar mi deporte favorito: analizar.

 Las madres de niñOs, cuando compran ropa tienen siempre la misma queja, la poca variedad que para ellos ofrecen los fabricantes, en comparación a los metros cuadrados que cada tienda dedica a las nenas. Curiosamente, en materia juguetona la cuestión cambia, la industria considera a las féminas monotemáticas, monocromáticas y “monoescasitas” de miras. No es mi intención entrar en el debate de Barbie sí/ Barbie no. De hecho, me encanta esa miniatura de plástico cuasi perfecta, que por ende se ha sabido adaptar al paso de los años hasta saber reírse de sí misma (vean si no la serie animada “Life in the Dreamhousehttp://youtu.be/F0EN4IGnLWk ). Sin embargo, subir por las escaleras mecánicas y encontrar todo, absolutamente todo, forrado en rosa, choca. También sorprende que los juguetes diseñados para ellas, consistan básicamente en muñecas, eso sí, de todas posturas y funciones: el clásico bebé, la heroína Disney, vampiresas desfasadas, malas chicas, hadas, princesitas, muñecas matronas, muñecas asexuadas …. Y complementos, para ir de fiesta, un picnic, acompañar a Ken a la entrega de los premios Nobel, para cambiar los pañales o barrer el suelo. También hay carritos de la compra y “minicomiditas”, castillos principescos muy endebles y bustos con cara amable, preparados para maquillar … Poco más. 

En contraste, llegas a la sección de ELLOS y la cosa cambia, aviones y demás objetos voladores, coches, trenes, maquetas, deportes, juegos de explorador, figuritas de héroes y villanos, y un larguísimo y divertidísimo etcétera y ¡hey!, todo de mil colores. Ah, curioso, juguetes electrónicos, también en esa planta.

Por mucho que me divirtiera como una niña viendo y probando juguetes, mi cerebro adulto no pasa por alto, que al fin y al cabo, estaba en un negocio, donde nada es casual. Donde si lo visten todo de rosa a granel es porque saben que va a gustar, donde si colocan a Super Mario al lado de Darth Vader es porque saben que el pequeño visitante se moverá entre uno y otro (y querrá a ambos, faltaría más). Pero la demanda, también se crea. Y eso es lo preocupante.

No considero que se deba a razones deliberadamente conspirativas, sino a la simple dejadez del que diseña un juguete. Ir a lo seguro y vender más, punto. Me pregunto cómo serán las mujeres del futuro criadas en un rosa insufrible, repitiendo roles, que por contra, suelen ser rechazados por sus padres. Debe ser frustrante, querer criar a tu hija en valores de igualdad, de superación y esfuerzo, para que a la hora de jugar no se la estimule más que con lo arriba relatado. Ya sé que estoy generalizando, pero démosle la vuelta al asunto: ¿a alguien se le ocurriría regalar un muñeco bebé y pañales a un niño de seis años? ¿un balón de fútbol a una niña de la misma edad?. Seguro que no, ¿cuál es la razón, cuando hay las mismas posibilidades de  que en la edad adulta ambos cambien pañales o jueguen al fútbol (sí, las mujeres también lo hacen)?.

Qué ironía que ya desde pequeña, en cierto modo, te abran los ojos. Porque, féminas del mundo: podréis crecer como ellos, estudiar y formaos como ellos pero…cuando seáis adultas, trabajaréis 8 horas como ellos por un sueldo inferior, en casa, ellos como poco podrán relajar su mente, mientras vosotras cambiaréis tan solo de registro, para continuar dando el callo en vuestro hogar, que para eso recibistéis de niñas formación complementaria en cambios de pañal y planchado de ropa. Y ojo, no hay que quejarse, que hoy en día hay muchos hombres que colaboran en la casa como su esposa, pobrecitos ellos, qué sacrificio, encargados de lo que llevamos nosotras milenios haciendo.

 Asustada con tan malos auspicios sobre el futuro de Bea, salí yo también del antro rosa como alma que la lleva el diablo, para dar con la gratificante área de libros. Y allí sí, encontramos su regalo. ¿Dónde oí yo, aquella cancioncilla de “todo, todo, está en los libros”?. Pues ¡hala!.

 Saludos desde El Olimpo

 Afrodita Repipi  

Anuncios

5 thoughts on “El cumpleaños de Bea

  1. Y porqué no le compraste un dron, o algo molón? A mis cumples de niñasde seis o siete años caigo a dar el cante con coches de colores… Para deleite de las niñas y muecas de condescendencia de más de un progenitor. Muchas veces los eligen mis hijos, que afortunadamente aún saben poco de sexismo. Éso si….confieso que no me ánimo a un Nenuco en una fiesta de niños. Hasta tanto no llega mi vena anarquista…

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s