La actualización 

Probablemente esta sea la entrada más difícil que he escrito en este blog. Me siento como los programadores de Spotbros….De hecho, hasta he pedido ayuda para documentarme sobre el asunto:

Afrodita: Vamos a escribir sobre el nuevo Spotbros, ayúdame

P: Que te ayude ¿cómo?

Afrodita: Pues no sé, estoy perdida. ¡Ayúdame con todo!

P: Pero si yo tampoco sé nada…

Afrodita: ¡Arghhhh…!

 

Hala, pues así.

 

Doña Carmen, usuaria defraudada.

 

No vamos a criticar los “cuelgues” de la aplicación, no se puede ser tan tiquismiquis, queridos, que gigantes como Whatsapp también lo han hecho y ahí seguimos todos fieles y corderitos comunicándonos principalmente a través de esta aplicación cuando hay en el mercado competidores infinitamente mejores, pero…menos populares. Así es la vida. Volviendo al tema que nos intranquiliza, Spotbros, me arriesgo a comentar los escasos momentos que he podido “disfrutarla”. Para empezar, diré que me estrené con las frases estrella del momento:

“Esto de qué va”

“No me entero de nada”

“Esto es una xxxxx (exabrupto)”

Me temo que especialmente la última se perpetuará como las cosas no mejoren. La actual es una aplicación chivata e indiscreta, abandonos e invitaciones aparecen públicamente anunciados, sin pudor alguno. Me comentaba alguien: “Ya no puede entrar uno a un spot a echar una mirada”, pero bobito, si ya no se pueden ni buscar spots… Si no hiciste amigos en las anteriores versiones, prepárate para aburrirte (humm, lo mismo con amigos también,  pero este sería ya otro debate) porque sin invitaciones de amigos ya no hay nada que hacer. Atrás quedaron los tiempos en los que Álvaro y Mente Sucia viajaron a Soria y apareció sin invitación la sensual Soriana para alegrarles el gélido invierno castellano, o cuando Esther suspiraba por Rafa Mora e irrumpió –sin ser invitado – su alter ego, Rafa Mola, para hacer realidad su sueño. Estos entrañables “trollitos” no tienen cabida en la actual aplicación. Buah. Algunos dirán, que menos mal, muerte al troll, etcétera. Yo entiendo, que al despiporre de los últimos tiempos había que poner coto de alguna forma, sin embargo, ¿era esto los que los usuarios pedían? , o simplemente, ¿la nueva versión obedece tan solo a los intereses de los programadores y su otra aplicación?. Por lo que me comentan, no, no era esto lo que los usuarios querían. A la otra pregunta, no soy capaz de responder.

 

El caso es que si la aplicación se hubiera iniciado tal cual está hoy, pues estupendo, sería una más, sosainas, como tantas otras en las que haces grupos con gente que previamente conoces, charlas y poco más. El éxito en este caso, parece más ligado a la facilidad para usar la aplicación y a la publicidad que se le haga. En las actuales circunstancias, Spotbros cumple el mismo objetivo que miles de aplicaciones, por el contrario para un nuevo usuario no es ni fácil de utilizar, ni atractiva en cuanto a lo que ofrece. Por lo que respecta a los usuarios anteriores, es como haberte dado a probar mousse de chocolate, y cambiarlo súbitamente por un cucharón de wasabi. Insoportable. Y es que, creo ser bastante objetiva, cuando califico la idea inicial de Spotbros como excepcional, original y tremendamente creativa. Las malas prácticas de los usuarios y las escasa dedicación hacia la aplicación por parte de sus programadores, es harina de otro costal. Pero como idea, era genial, tanto, que aún no me explico cómo a nadie les ha dado por copiarles tal cual, eliminando la paja absurda (nos moriremos sin saber para qué servían las estrellas) y desarrollando el potencial, que allá se ha quedado en el baúl de los nostálgicos.

 

Lo que devendrá el futuro, con el desconcierto actual y con el mutis por el foro de sus responsables, es imposible de predecir. No creo ser una diosa pesimista, pero de lo poco experimentado, intentando moverme en un terreno en el que  esto y esto otro ya no se puede hacer,  en el que necesitas tal, para esto otro, en fin, en el que me parece que en lugar de servirme de ocio, me provoca necesidad de un chute de 600mg de Ibuprofeno, por todo esto, he decidido que me alineo con el bando protestón. Tampoco nos están dando mucha opción. Así que mientras la aplicación no funciona, disfrutemos del silencio, de hablar con la pareja, con los hijos o el vecino, leamos un libro, paseemos por nuestro barrio, por el campo, con el perro, o vayamos de tiendas, escuchemos música, hagamos deporte, escribamos, arreglemos el armario, redecoremos la entrada de casa, y horneemos galletas … Divertirse es más fácil de lo que parece, quizá lo hayamos ya olvidado. Y a los que ya me debéis estar calificando como convencional, ñoña y demás os pregunto: ¿qué habéis sacado de positivo de las horas empleadas en soledad, delante de un móvil, usando estas aplicaciones?.

Saludos desde el Olimpo

Afrodita Repipi

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s