Terminemos

Hay palabras y frases hechas que de tanto usarlas pierden el significado. Esto es lo que a mí particularmente me sucede con los deseos de buena voluntad al acabar o comenzar cada año, de forma que palabras como paz, salud y felicidad, resultan tan manidas que llegan a producirme la misma sensación que silla, manzana o agua, o sea, indiferencia. Por otra parte, me resulta poco práctico desear algo que en el fondo nadie puede controlar, ¿qué podemos hacer de forma efectiva para que haya paz en el mundo, para tener salud y para ser constantemente felices?. Algún granito de arena se puede aportar, claro…Pero no me llegan a convencer.

Como esas tres maravillas os la van a desear por doquier, yo particularmente llevo días pensando cuáles han sido las carencias de 2014 de un modo más doméstico, o si se quiere, menos generalista. Basándome en ello, estos son mis deseos para el próximo año:

Sinceridad: Mayor estímulo para ese radar natural que todos tenemos para detectar mentiras, de forma que los traficantes de sentimientos lo tengan más difícil este próximo año. Que los simulacros de sinceridad no tengan cabida, que los “te quiero” facilones no tengan efecto sin su homólogo demostrado en hechos, que la honestidad no produzca recelo, sino serenidad, me gustaría, en fin, que el miedo a la sinceridad no nos haga renunciar a ella cuando se nos presenta delante.

Cultura: Sí, sí…cultura. Que al terminar el año tengamos la certeza de haber aprendido algo más, da igual si fue el nombre de un poeta, la fecha de una exposición o a conjugar correctamente el verbo andar. Ojalá se desdeñe la opinión de quienes cacarean los “da igual”, “todo vale” o “lo mismo es”. No os engañéis, ni da igual vivir en la ignorancia, ni todo vale si eres un ignorante, ni lo mismo es ser ignorado, porque si lo eres, ¿de qué te sirve vivir, si eres caldo de cultivo para que te manipulen?.

Valentía: Para afrontar las dificultades que sin duda se van a presentar en 2015. Aparecerán vicisitudes que ni hemos buscado, ni seguramente estén en nuestras manos resolverlas, pero os deseo valentía para diseccionar la situación, calibrar la verdadera importancia que tiene, y enfrentarla con madurez. Valentía también para romper las cadenas que arrastremos en nuestras vidas, para hacer realidad nuestros anhelos, e incluso tirarse a la piscina sin salvavidas, si la situación lo requiere.

Para terminar, mis tres deseos personales: espero que este año sombrío y obtuso, se convierta en el peor de mi biografía, espero seguir Contigo y Contigo ¡porque es tanto lo que os quiero!, y por último, espero que El Olimpo errante madure y encuentre por fin su definitiva ubicación. Lo seguiré intentando.

Saludos desde El Olimpo.

Afrodita Repipi

Anuncios

2 thoughts on “Terminemos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s