La huida

Leo la trágica noticia de nuevos desaparecidos en un naufragio e indefectiblemente mi falta de sensibilidad, lejos de acercarme al drama humano que se desarrolla tras cada una de estas pérdidas, me lleva a imaginar si alguna vez uno de estos marinos, más allá de perecer, haya tan solo aprovechado esta circunstancia para iniciar una nueva vida.

Empezar de nuevo, de cero, sin la servidumbre de tus errores, sin las ataduras sentimentales. Es algo terriblemente egoísta pero ¿no se os ha cruzado alguna vez la idea por vuestra cabeza?. Hay veces que los problemas que se te presentan, de cualquier índole, te hacen florecer alitas de avestruz donde esconder la cabeza, pero cuando te das cuenta que no son lo suficientemente grandes para camuflar el cuerpo entero, tan solo quieres huir, rápido y sin mirar atrás. Pero no lo haces, claro. Aguanta uno el temporal, más mal que bien. Lo que no estoy segura es que la tormenta escampe, ya lo sé, ya he oído muchas veces eso de “después sale el sol”, “son ciclos”, “después de una mala racha, siempre viene una buena época”. Bah, palabrería, frases hechas. Yo no creo eso. Después de una mala racha, puede seguir viniendo otra, y otra y otra, lo que sucede es que estamos hechos para sobrevivir, no lo dudéis, y simplemente uno cambia y se adapta al problema, hace que forme parte de su existencia, porque rara vez, se puede escapar de un problema.

Sin embargo, la huida respecto a una persona o un grupo de ellas, aparece algo más factible. Aquí habría de hacer una clara diferenciación, porque una cosa es desaparecer de la vida de una persona con la que has firmado un contrato, que puede resultar bien difícil (pensadlo dos veces antes de estampar vuestra firma tan despreocupadamente, queridos), y otra esfumarse de alguien con quien te unen tan solo sentimientos (tan solo, ¡já!). En un mundo feliz –que me perdone mi idolatrado Huxley- las cosas se deberían resolver con el sobrevalorado diálogo, pero hay situaciones que simplemente merecen un portazo. Cuántas veces no se plantea uno por qué sigue aguantando amigos que lejos de aportar alguna satisfacción, lo único que hacen es grisear tu vida. Esos amigos que te recuerdan que te salió un grano en la nariz cuando llevas horas ocultándolo con maquillaje, en serio, no se merecen diálogo alguno, se han ganado un “ahí te quedas” en toda regla.

Y ya si hablamos de relaciones de pareja, la evaporación puede ser algo más que recomendable desde el momento que el tema se te escapa de las manos, te hace pupa o simplemente, complica tu vida. “Quien bien te quiere, te habrá sufrir” , bullshit!*, pero ¿quién se inventó tal estupidez?, quien te quiera te hará ver la vida de forma maravillosa en un estadio, y cuando las mariposas químicas del enamoramiento se acomodan, quien bien te quiere será tu confidente, tu refugio, tu recodo de paz. Y de eso no se huye, el verdadero amor se busca, no da lugar a la incertidumbre ni a que te plantees ¿qué hago yo aquí?.

He de confesar que hablo desde el terreno de la más pura especulación, porque nunca he desertado del terreno enemigo, ni he conocido un prófugo de las circunstancias. Quizá alguien que se fue a comprar tabaco me lea, y me pueda explicar algo del modus operandi de la huida, de las dosis de sangre fría que se requiere y de si realmente mereció la pena.

Concluyo con una frase de un genio, que me sirve a la sazón para explicar el estado actual de El Olimpo:

 

El retirarse no es huir, ni el esperar es cordura, cuando el peligro sobrepuja a la esperanza.

Miguel de Cervantes Saavedra

 

Saludos desde El Olimpo

Afrodita Repipi

*Disculpen el anglicismo, no encontré la palabra adecuada en castellano.

Anuncios

2 thoughts on “La huida

  1. Hola rastafari, estoy de acuerdo que hay quien huye por simple cobardía. Pero otros lo hacen por evitar males mayores. Como siempre ocurre, todo depende del color del cristal con que se mira …que diría Campoamor.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s