La chispa

Tomar decisiones importantes en la vida de uno no es tarea fácil, no sé si a lo que se le teme más es a las consecuencias de equivocarse o al hecho de que si salen mal las cosas, eres tú el responsable sí o sí. Yo sin embargo, prefiero que mi vida cambie a peor por una mala decisión solo imputable a mi mala cabeza, a que la vida me sorprenda con un chispazo invertido. Cuando esto sucede, la sensación de desolación es solo comparable al pánico que uno vive al darse cuenta de que realmente tu vida puede navegar al vaivén de las circunstancias y que no está en tus manos poder controlarlas.

Por alguna ley que ningún físico sabiondo se ha parado a estudiar, suele ocurrir que tras una calamidad, se suceden a modo de réplica una serie desdichas que te machacan la voluntad justo en el momento que ya te acostumbras a vivir en el terreno hostil del primer terremoto. Llegados a esta situación, es cuando te planteas cuestiones filosóficas, la más común de ellas la inevitable comparación de la vida con ese desperdicio humano de color marrón y cuya mención me ahorro (pues dejaría una de ser Repipi).

Entre mis cualidades de Diosa de El Olimpo, no se encuentra por desgracia, remedio alguno que logre solucionar tales atolladeros. Pero como recientemente experimenté, por circunstancias asimismo que escapan de tu propia voluntad, la vida te depara cuando nunca lo esperas de chispas de felicidad oportunas. Consejo para estos casos: no dejes escapar esa chispa, aunque las desgracias hayan hipertrofiado tu sentido del recelo, déjate llevar por ella, sigue tu instinto. Es cierto que esas chispas, por propia definición, son efímeras en el tiempo, pero quién sabe si del chispazo se escapa un fogonazo que mantenga la llama de tu realidad de forma que tu vida cambie del marrón, al rosa que te mereces.

Y ahora un poco de Neruda Alfredo Cuervo Barrero para quienes nos abatimos por esos sinsabores irreflexivos:

Queda prohibido

Queda prohibido llorar sin aprender,
levantarte un día sin saber qué hacer,
tener miedo a tus recuerdos

Queda prohibido no sonreír a los problemas,
no luchar por lo que quieres,
abandonarlo todo por miedo,
no convertir en realidad tus sueños.

Queda prohibido no demostrar tu amor,
hacer que alguien pague tus dudas y mal humor.

Queda prohibido dejar a tus amigos,
no intentar comprender lo que vivieron juntos,
llamarles sólo cuando los necesitas.

Queda prohibido no ser tú ante la gente,
fingir ante las personas que no te importan,
hacerte el gracioso con tal de que te recuerden,
olvidar a toda la gente que te quiere.

Queda prohibido no hacer las cosas por ti mismo,
no creer en Dios y hacer tu destino,
tener miedo a la vida y a sus compromisos,
no vivir cada día como si fuera un último suspiro.

Queda prohibido echar a alguien de menos sin alegrarte,
olvidar sus ojos, su risa, todo,
porque sus caminos han dejado de abrazarse,
olvidar su pasado y pagarlo con su presente.

Queda prohibido no intentar comprender a las personas,
pensar que sus vidas valen más que la tuya,
no saber que cada uno tiene su camino y su dicha.

Queda prohibido no crear tu historia,
dejar de dar las gracias a Dios por tu vida,
no tener un momento para la gente que te necesita,
no comprender que lo que la vida te da,
también te lo quita.

Queda prohibido no buscar tu felicidad,
no vivir tu vida con una actitud positiva,
no pensar en que podemos ser mejores,
no sentir que sin ti este mundo no sería igual.

Saludos desde El Olimpo

Afrodita Repipi

Anuncios

2 thoughts on “La chispa

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s