DE AMISTAD Y DE SOMBRAS

Para quien lo recuerde, un más que recomendable libro de Isabel Allende lleva un título similar. Título que sisé y uso desde hace ya varios milenios, cada vez que discuto sobre las dos caras de la moneda que cualquier sentimiento lleva consigo. Empeñarse en amor sin lágrimas, odio sin ira o amistad sin decepción, es como esperar que la noche nunca llegue tras una jornada bajo el sol. Eso no es posible, queridos.

Hoy quiero hablar de amistad. O realmente de lo poco ambiciosa que soy a este respecto, lo digo porque parece ser que la calidad amistosa se determina en función inversa a su cantidad. Alguien como yo, que reconoce tener infinidad de amigos, es mirado cuando menos, con suspicacia. Así que muy a mi pesar, me reconozco facilona para tener amigos (sí, he dicho amigOs, la paridad de ZP no alcanzó a El Olimpo, aquí aún decimos el plural en masculino cuando se refiere a los dos sexos … Y ninguna diosa se siente agraviada…Pero no te salgas del tema, Afrodita).

Como decía antes de coger carrerilla, soy una amiga fácil: alguien me cae bien, compartimos momentos, nos saludamos al vernos, nos contamos alguna confidencia, y lo considero ya un amigo. Yo no exijo incondicionalidad, quiero a mis amigos libres para opinar, aunque eso no coincida conmigo, también libres para escoger con qué otras personas relacionarse, aunque me siente como una patada en mi endiosado hígado, y sobre todo, les quiero libres de compromiso.

Exigir a los amigos lo que tú no haces en justa reciprocidad es algo que nunca he entendido, no saber relativizar que cuando tu amigo no estuvo allí era quizá porque esperaba que tú estuvieras con él, no entender que un amigo no es tu gemelito siamés sino otra individualidad, que la traición está tan arraigada en ti como en tu amigo, que el desencanto es otro estadio de la amistad, pero no su fin.

Lo que hoy escribo aquí va como magnánimo homenaje a mis olímpicos amigos, los que me han hecho reír o llorar, despreciado o admirado, amado u odiado. Los que en definitiva me han proporcionado  la magia de sentirme viva … Vaya pues, sin orden ni concierto por Esther, Toño, Pip, Pío, Nacho, Ion, Risto, Guy, Pedrooo, Yoreu , Sueño, Ale, Hermes, Ray, Carmen Mmm, Recio, Dtor, Ignitum, MS, Libertario, Aquel, Ale, Alban, Paky, Carlitros, Concha, Ambar, Sena, Sweet, Akasha, Abrahel, Tango, Brais, Alvaro, Jose, Reichel, Fernando, el p… piii Skeletor, Bitxo, Chechi, Lobo, Ginés, Arjona, Trampas, Kepa, Lola,  Luis, Manolo, Mikel, Ginés, Tranca, Santi, Winy, Mario, Yoshua, Pedro, Paquito, Hugo, Karmen, Milá, Bokerona, Yaiza, Elvio, Ethel, Belen, Max, Superjuana, Juan, Golforock, Fran Cisco, Lobo Feroz, Resident, Bianka,  David, Raspu, Cass, Aral, Durruti, el Paco, Morenaza, Belatz, Giovanni, Brujo, la Pit …

Concluyo poniéndome en pie y confesando, en esta mi particular terapia: me llamo Afrodita Repipi, y tengo MUCHOS AMIGOS.

Anuncios

5 thoughts on “DE AMISTAD Y DE SOMBRAS

    • Etiquetar, etiquetar.. le deberían dar el Nobel al que inventó los post-it… una notita amarilla para amigos clase A, verde para clase B y rosa clase C… Existe la medida para la amistad? Sé amigo y no mires con quién, querido Rastafari (consejo olímpico gratis).

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s