LA RUPTURA

 

 

 

Las reacciones humanas ante el dolor emocional varían tanto que hay que ser muy osado cuando te toca el papel de ser el cañonazo que dispara el dolor. La reacciones de la audiencia, dícese de aquellos familiares, amigos, pseudoamigos y conocidos, que otean a los dos protagonistas, suele ser más predecibles, y una vez tomada la decisión de romper aquí y ahora con una relación que simplemente ya no quieres seguir, hay que contar también con ellos y con la exasperante realidad de que no solo vas a romper con alguien sino que además la audiencia se sentirá con la obligación moral de tomar partido.

Pienso en cualquier tipo de relación de dos , cuando sucede que tú ya no quieres seguir, y que te tocó la china: tienes que portar  la mala noticia, que la has pensado mil veces, la has pospuesto otras mil, pero que cuando la idea ha cruzado ya tu mente, sabes bien que el fin está cerca. Y un día, dices “hoy”. Y se produce la ruptura. Y causas dolor, también lo sientes tú. Hay quien conjuga el dolor con recogimiento (una ruptura melancólica), hay quien lo toma con filosofía (una ruptura jauja), y hay por desgracia muchos que lo mezclan con ira (ruptura asesina). Ya se sabe, del amor al odio hay solo un pasito, lástima que del odio al amor haya un abismo.

Las rupturas melancólicas y jauja, se conllevan bien, diría incluso que la ruptura jauja hace dudar a la parte rompedora si hizo bien alejándose de una persona que lo toma todo con tanta naturalidad. Irrita, ¿eh? … Pero ay.. .¡la ruptura asesina! Si este es el caso, prepárate para que te piten los oídos, porque te difamarán en los lugares más insospechados, prepárate para agresiones verbales, materiales y en su extremo más vil, físicas (‘la maté porque era mía’, no, no es un tópico). Y …. ¡Redoble de tambores!… Rozando ya el esperpento,  habrá una gran parte de la audiencia que se sentirá más conmovida a tomar partido por aquel que solo es capaz de mitigar su dolor por la via de la agresión. El agresor se convierte en héroe, la víctima en villano. Y es que la víctima…’algo habrá hecho para merecerlo’.  ¿Os resulta familiar ?

Nadie tiene derecho a agredirte ni amedrentarte de ninguna forma por el simple y mero hecho que ya no le quieres en tu vida. Que te agredan no es solo mezquino, es obsceno. Si te agreden, no busques razones, la culpa es solo de tu agresor.  Si la audiencia te da la espalda, no les mereces en tu vida, porque apoyar a un agresor es incitarle a continuar con la oscura labor de hundirte.

ruptara sepia

Hoy es un día gris en El Olimpo. Hay una diosa destrozada porque alguien justificó su dolor ante la ruptura por la vía de la difamación, la extorsión y la amenaza.

TOLERANCIA CERO PARA TODO EL QUE AGREDE

Saludos desde El Olimpo.

 

Afrodita Repipi

Anuncios

3 thoughts on “LA RUPTURA

  1. Hay que estudiar cada caso, algunas agresiones verbales pueden ser únicamente en defensa propia, incluso en defensa propia diferida, si la víctima, o quién se hace la víctima, ha estado agrediendo anteriormente con un incesante goteo de desprecios, falsedades y deslealtades.

    Me gusta

  2. Al explorar estos lugares tan controvertidos, es difícil verter una opinión que pueda ser considerada correcta para todos los casos porque se puede caer en el error de dar la impresión de que todo lo que sucede puede ser catalogado bajo la misma etiqueta, la tan infame Violencia de Género que estigmatiza al género masculino por el simple hecho de ser hombre.

    La igualdad de género, la defensa de la mujer, la búsqueda de lo que realmente se debería pretender conseguir para las mujeres que aún son víctimas del abuso que algunos hombres cometen hacia ellas, va por un camino muy equivocado a día de hoy y en este país (España). Ya vaticiné hace años que la ley que dice defender a la mujer, conseguiría que muriesen aún más. Y así ha sido. También ha arruinado la vida de muchos hombres inocentes, pero esto no le importa a nadie, pasemos página.

    Cuando inicias una relación con una persona, no pasas a ser propiedad de ella, ni la otra parte de ti. Eso sería una completa aberración. Pero tampoco significa que puedas desprenderte de la otra persona como si de unos viejos zapatos se tratasen. ¿Hay quien tenga difícultad para comprender que las personas no son como unos zapatos viejos que pueden ser cambios por unos nuevos? Sí, cuando se llega al final, cuando no tiene sentido seguir, tienes y debes dejar a esa persona. Pero, honestamente, estoy absolutamente convencido de que, si ha habido sinceridad en todo momento, si siempre hubo comunicación, esta transición puede ser mucho más llevadera para la parte que sufre (que, por Dios, no es quien deja, si no quien es abandonado, muchas veces de manera inesperada). El problema es que nunca se deja a la otra persona exenta de todo pecado. Siempre hay algo más, algo oscuro que se tiene que mantener en las sombras. Y, aunque la otra persona no lo sepa, acaba afectando de manera indirecta, puesto que hace actuar a la persona que deja de una manera insensible para con quien otrora fuese un ser tan amado que la hacía sentir un pedazo de sí misma.

    La naturaleza es salvaje, pero la naturaleza del hombre, aún siendo tan civilizada, es mucho más cruel. No me cansaré de decir que todos somos cobardes y egoístas. Y es que cada cosa que hacemos, es con la única finalidad de satisfacer nuestro propio deseo y bienestar, ya sea haciendo el bien o causando el mal.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s